¡Seguimos en Una Mamá Expat!

¡Hola!

Si has llegado hasta aquí es porque estás interesado/a en iniciar una expatriación, dejar tu país de origen y comenzar una aventura internacional. ¡Genial! Bienvenido al blog de Una española en Ghana. Aquí podrás leer sobre mis historias como expatriada principiante y mis primeros años en África Occidental. ¡Espero que te guste y que toda la información te sea muy útil!

Ahora ya no vivo en Ghana y no puedo seguir contándote cosas sobre este país de África Occidental. Pero te invito a visitar mi otro blog desde dónde ahora te cuento nuestras historias como familia expatriada en Myanmar, en el Sudeste asiático.

¡Te espero!

Sigue leyendo más en Una Mamá Expat

¡Hasta siempre, Ghana!

Hace ya más de un año que nos fuimos de Ghana y aún no he sido capaz de despedirme por completo del país que nos acogió durante tres años de nuestra vida. ¡Y qué tres años! 

Alguien hace mucho tiempo me dijo algo así como “una vez conoces África, te enamoras de ella y no la olvidas jamás”. Cuánta razón tenía. Y es que la vida después de Ghana es completamente diferente. No diré que es el país más bonito del mundo, ni tampoco que la vida allí sea increíblemente fácil. Pero una vez decidimos salir de Ghana y con la perspectiva del tiempo, me voy dando cuenta de cuantas cosas echo de menos; y sobre todo, que difícil será recuperarlas, a no ser que volvamos. En especial extraño a Todas aquellas personas que compartieron nuestro camino durante esos tres años y que, o bien se quedaron en Ghana, o bien continuaron su camino hacia otros destinos. Desde aquí aprovecho y mando un fuerte abrazos a todos ellos. 

Y por supuesto, ¡echo de menos los mangos, las papayas, las súper piñas ghanesas y los aguacates deliciosos!

A esos compañeros de trabajo que se convirtieron en amigos del alma, a pesar de la barrera del idioma y del color de la piel. Me acogieron como una más y vi caer sus lágrimas (al igual que las mías) cuando nos despedimos.

No sé si volveremos a Ghana. Es difícil de decir ahora. ¡Pero estoy segura de que volveremos a África!

Y aquí acaba Una española en Ghana. Antes me gustaría dejaros unas últimas recomendaciones y consejos, basándome en las peticiones que muchos de vosotros me habéis escrito durante estos años. ¡Vamos allá!

✔️ Ghana es un país muy seguro y tranquilo. Aunque nunca debes olvidar que se trata de África. Si necesitas ayuda o información sobre cómo llegar, cómo empezar un negocio e instalarte, te aconsejo que contactes con la Embajada Española en Ghana, con la Oficina económica y comercial de la Embajada y con la Embajada de Ghana en Madrid.

✔️ Si necesitas buscar casa, gestionar documentos oficiales y traducciones, Ángela Fabre de Step In Ghana es la mejor opción. Es una española instalada en Accra y se mueve como pez en el agua.

✔️ Si lo que buscáis es una ONG para ayudar al país y poner tu granito de arena, la asociación DUNK! – Developing Unity, Nurturing Knowledge! es un proyecto que te enamorará. Una ONG creada por Ghaneses para ayudar a los niños y niñas en mayor riesgo de exclusión social y todo a través del baloncesto. Una italiana que hablar perfectamente español forma parte de la dirección. Preguntad por Carmen y ella os informará encantada.

✔️ Si ya estás en Ghana y lo que buscas es relacionarte con otras personas de habla hispana, te recomiendo fervientemente que contactes al Grupo de Habla Hispana en Ghana, más conocido como “Las Latinas”. Es un grupo de mujeres hispanohablantes que se reúnen cada mes y te recibirán con los brazos abiertos!

✔️ y por último, una recomendación personal. Los gatos en Ghana no son una animal muy querido. Es por eso que Florencia creó hace ya años The One & Only Cat Sanctuary in Ghana. Un refugio donde cuida a gatos de todo tipo. Penélope, nuestra gatita vivía en el refugio con Florencia y ahora sigue con nosotros allá dónde vayamos.

Y hasta aquí esta española en Ghana. A todos los que en estos tres años me habéis leído, os agradecezco muchísimo vuestro apoyo y os deseo a todos mucha suerte 🍀!

¡Hasta siempre!

¿De dónde viene tu nombre?

A diferencia de otros países, la elección de los nombres de los hijos en Ghana es uno de los momentos más importantes de la vida de una persona. Existe todo un ritual para la elección, así como para la presentación en sociedad de un recién nacido en la familia. Es por eso que a los pocos meses de nacer un bebé, una familia ghanesa celebra la ceremonía de presentación y nombramiento (Outdooring and naming ceremony).

La mayoría de ghaneses tiene varios nombres y a menudo apellidos compuestos. A veces conoces a una persona por su primer nombre, pero otros se refieren a él o ella por su segundo nombre, ¡puede ser un poco confuso! Pero todo tiene una explicación en esta cultura tan apasionante.

Dependiendo de la tribu a la que la familia pertenezca o, en el caso de que sea un matrimonio mixto, la tribu a la que pertenezca el padre, la elección de los nombres cambia, pero la importancia es la misma. Hoy os voy a hablar de la cultura Akan – predominante en Accra y el suroeste del país – y de la ceremonía de presentación y nombramiento de Raquel Yaa Gymah.

Los padres de un recién nacido puede seguir diferentes tradiciones para la elección del nombre o nombres de su bebé, y no es de extrañar que una persona tenga hasta cuatro nombres diferentes! Los métodos para escogerlos son los siguientes:

  • Día de la semana en que nació el bebé (según la cultura Akan)

Nombres de la semana cultura Akan

  • Nombres religiosos: si la familia, por ejemplo, profesa la religión cristiana escogerá un nombre cristiano, como Emmanuel o Sarah.
  • El nombre de un familiar querido o un amigo respetado. Esta opción existe también en otras culturas, pero en el caso de la ghanesa va asociado a un ritual que es el que nos ocupa hoy.

Hace cuatro meses, nació la hija de una persona a la que tenemos un gran estima en casa. Antes de que naciera, su papá nos informó del orgullo que sería para él que su hija se llamara Raquel y me pidió permiso para llamarla así. Muy sorprendida, pero al mismo tiempo agradecida, acepté y dí mi consentimiento.

El pasado domingo, 19 de junio, día del padre en Ghana, se celebró a las 6 de la mañana la ceremonía de presentación y nombramiento de la niña. Y diréis, ¡qué madrugón! Pues sí, al alba, reunidos en el salón familiar de una típica casa Akan, estando presentes un pastor, los familiares y amigos más cercanos del matrimonio Gymah, el bebé fue presentado en sociedad y recibió oficialmente su nombre.

Fue una ceremonia de poco más de 40 minutos, llena de simbolismo y cánticos en Akan. Con el objetivo de ahuyentar la malafortuna, el pastor comenzó la ceremonia con una oración para bendecir el bebé, mientras la pequeñina dormía en brazos de su abuela materna. A continuación, mientras el papa la portaba en brazos, el pastor le dio uno a uno  los siguientes alimentos:

  1. Una cuchara de agua, como símbolo de paz en su vida.
  2. Un cuchara de agua con sal, para que sea bendecida con inteligencia y sabiduría
  3. Una cuchara de miel, como símbolo de la felicidad y la dulzura.

Finalmente, el bebé pasó a mi brazos y en ese momento el pastor preguntó cuál era el nombre que los padres habían elegido para su hija y por qué razón quería que así se llamara. El papá muy emocionado anunció que el nombre elegido era Raquel.

Ceremonia de nombramiento ghanesa

Como podréis apreciar en la imagen tanto el bebé como los familiares van vestidos en su mayoría de color blanco, color de la pureza. Además el bebé va envuelto en una muselina blanca con dibujos tradicionales negros, una costumbre de todas las ceremonias de nombramiento.

Y así fue como Raquel Yaa Gymah el 19 de junio de 2016 recibió su nombre ante sus familiares y amigos. Hija del matrimonio Gymah, nació un jueves y tengo la gran suerte de haberla conocido en este país que ahora es nuestro hogar.

La mamá, Patience, Raquel Yaa y yo.

 

 

Harmattan is coming

Hace más de tres días que el sol no brilla en Accra. Nos levantamos el jueves pasado con una tormenta de aquellas que desbordan las calles y causan el caos en la ciudad. Y al pasar la tormenta, llegó la calma y con ella el harmattan. Y vosotros diréis, ¿llegó el qué?

El harmattan es un viento alisio típico de África Occidental que sopla en todo el golfo de Guinea desde diciembre hasta finales de marzo, o lo que es lo mismo durante el invierno del hemisferio norte. Pero, ¿qué tiene de característico este viento? Es un viento seco con tanta fuerza que levanta las micropartículas de polvo y arena del desierto del Sáhara y las empuja hasta el océano atlántico, cubriendo todos los países del golfo de Guinea con una neblina blanca que apenas deja pasar los rayos del sol.

IMG_0794

Accra bajo el harmattan

Sus efectos son claros. La visibilidad se reduce considerablemente como sucede con la niebla y los niveles de humedad caen de un día para el otro, haciendo el calor más llevadero. Sí, sigue haciendo calor como el resto del año! Que haya niebla y no veamos tanto el sol, ¡no quiere decir que nos libremos del verano perpetuo de esta parte del continente!

Durante los días de harmattan intenso, como este último fin de semana, conducir por carretera se hace difícil, sobre todo por la noche, y el tráfico aéreo también se ve afectado, con vuelos cancelados, en especial al norte del país. El aeropuerto de Tamale ha estado cerrado durante varios días, ¡por visibilidad nula!

El nivel de humedad en el ambiente ha bajado drásticamente y ya lo podemos notar en el cabello y la piel. A los Ghaneses no les gusta demasiado este efecto, pero admiten que es un buen momento para explotar los productos locales que ayudan a combatir la sequedad y, ¡no cabe la menor duda de que son una maravilla! El aceite de coco virgen y la crema de karité son nuestros mejores aliados y, además, son 100% made in Ghana.

IMG_0793

Aceite de coco y crema de karité

El polvo, sin embargo, está por todas partes! Y hay que convivir con él hasta marzo. Así que ahí va un consejo para los maniáticos y maniáticas de la limpieza: no vengáis a Ghana en este tiempo y si lo hacéis, ¡mirad hacía otro lado!

El harmattan ha llegado, señores, y ¡ha venido para quedarse!

¡Feliz semana!

¡Gracias!

Hoy me he levantado con una muy buena noticia. Esta madrugada las estadística de Una española en Ghana han superado todo el histórico de este modesto blog, desde el que intento dar a conocer la cultura del país que me acoge desde hace cerca de dos años y narrar cómo es la vida de una expatriada en África. Y todo gracias a que el equipo de Noches de Radio, el magazine nocturno de Onda Cero, ha confiado en mí para su sección de Españoles que viven en el extranjero.

Desde aquí les agradezco a Carles Lamelo y Marcos Díaz por haberme dado la oportunidad de contar en la radio cómo es vivir en Ghana! Mil gracias!

Y también quiero daros las gracias a todos vosotros. Cada uno de los seguidores y lectores que día a día llegáis a este blog por casualidad o con interés por saber más sobre este país. A todos ¡Gracias!

Si queréis escuchar la entrevista, podéis clicar sobre este link. Os recomiendo escuchar el programa entero! Pero si no tenéis tiempo, la entrevista está en los últimos 18 minutos del programa.

Si os engancháis a Noches de Radio, acordaos de sintonizar Onda Cero cada noche a la 1 de la madrugada!!

¡Feliz jueves!

Y llegaron las lluvias…

Como muchos de vosotros ya sabréis, la estación de las lluvias ya ha llegado a Ghana. Y desgraciadamente, muchos de vosotros también os habréis enterado de este hecho por los medios de comunicación. Anoche Accra se hundía en el agua y cerca de un centenar de personas perdía la vida al explotar una estación de servicio en la intersección más grande de la ciudad.

Para los que estábamos a salvo en casa, parecía ser solo una tormenta más, el inicio de una nueva estación. Para los que volvían a casa tarde del trabajo en tro-tro o taxi, se convirtió en una tortura e incluso en un destino fatal. No solo las zonas más empobrecidas sufrieron las inundaciones, todos los grandes barrios de la ciudad se vieron anegados por el abundante aguacero, pero también por la falta de infraestructuras y por el inexistente mantenimiento de las pocas que tenemos.

Maabena, una estudiante de ingeniería, me contaba esta mañana que mientras cruzada el Ring Road en dirección a su casa en un tro-tro el agua le llegó a la cintura dentro del vehículo. Perdió su bolso, con las pocas cosas que tenía dentro y anoche apenas pudo dormir por el miedo que pasó.
Max, un vecino de Kasoa, no se atrevió a volver a su casa anoche después del trabajo y ha dormido en la oficina por miedo a que le pasara algo.
Anthony, intentó tomar anoche un taxi para volver a casa. Después de intentarlo durante más de una hora esperando bajo la lluvia torrencial, se subió a un tro-tro medio vacío. Después de recorrer unos pocos metros el conductor se negó a continuar porque quedaban asientos vacío. “No era rentable, pero yo solo quería llegar a casa cuanto antes”, explica Anthony. No se lo pensó dos veces, pagó por los asientos que faltaban para poder continuar con el viaje. Siete pasajes en total, un 1.80 GHS en lugar de 20 pesewas, que es lo que normalmente le costaría.

La intersección de Kwame Krumah Circle está en obras desde hace más de un año y se trata de una de las zonas con más tráfico de toda la ciudad. Muchas personas se resguardan anoche de la lluvia en la gasolinera GOIL y en algunos de los comercios de alrededor. Gente que volvía del trabajo e iba para su casa. No se sabe todavía muy bien qué pasó, pero todo a punta una filtración en los depósitos de gasolina, provocado por la falta de mantenimiento y por las inundaciones.

Lo peor de todo es que la estación de las lluvias llega cada año por el mes de junio y siempre pasa lo mismo. Calles anegadas, casas destrozadas, árboles caídos. Anoche se sumó una catástrofe con pérdidas humanas y ha conseguido que los medios de comunicación internacionales se haga eco de lo que pasó. Ahora me gustaría que la sociedad abra los ojos y comiencen a luchar por su país, exigiendo compromisos que hasta ahora nadie a exigido.

Red red con atún, kelewele y gari

Para conocer una cultura en profundidad, debes conocer su gastronomía para entender muchas de las cosas que a menudo te resultan difíciles de comprender. Más allá de la lengua, de la vestimenta o de las tradiciones, la alimentación habla mucho de cómo son las personas de este país.

Es por eso que en el día de la Unión Africana, hoy 25 de mayo, os voy a preparar mi plato ghanés favorito: Red red con atún, kelewele y gari.

Para un española los aromas y texturas de la gastronomía ghanesa son demasiado alejados a lo que estamos acostumbrados. Es bastante difícil que nos gusten los platos típicos. Sin embargo, este es muy parecido a un cocido de alubias con pescado y se puede hacer sin picante, ingrediente fundamental de la cocina ghanesa. Su nombre en inglés es Red Red, por el color que toma al mezclar los ingredientes que vamos a necesitar. Se puede preparar solo con alubias o con un pescado. En este caso, lo vamos a hacer con atún fresco, pero también se puede hacer con Tilapia (pescado de río muy conocido en Ghana), atún enlatado, salmón ahumado o el más común, pescado deshidratado. Además se acompaña siempre de Kelewele (banana frita).

Tiempo de preparación aproximado: dos horas y media.
Si por algo se caracteriza la cocina ghanesa es por lo laboriosa y lenta que es! Cualquier plato, por muy sencillo que sea, tendrás que invertir como mínimo una hora y media de tu tiempo.

Dificultad de elaboración: sencilla.
Si soy capaz de prepararlo yo sola, seguro que es muy fácil!

Ingredientes para el Red Red (4 personas):

2 tazas medianas de judía de careta (Black-eyed-pea)
200 gr de atún rojo fresco
2 tomates maduros
1 cebolla grande
1 taza de aceite de palma (Red palm oil)
3 litros de agua
Sal al gusto
1 chile o guindilla (opcional)
1 taza de Gari (Granulado de mandioca seca)

Ingredientes para el Kelewele:

4 bananas maduras (ripe plantain)
1 diente de ajo
Una mezcla de hierbas para condimentar, personalmente lo compro preparado en Makola, pero para los que estáis lejos, podéis utilizar jengibre, pimiento roja, canela, orégano, sal y, si queréis, una pizca de chile en polvo.
2 cucharadas de agua
1 taza de aceite de girasol

Todos los ingredientes que voy a utilizar los he comprado en un supermercado en Accra, salvo el Gari, las bananas maduras y la mezcla de condimentos para el Kelewele. Estos tres últimos los compro en Makola, porque son mucho más auténticos.

Ingredientes necesarios

Las alubias para esta receta son las judías de careta o black-eyed-peas, en inglés. La noche antes de preparar esta receta, debemos ponerlas a remojo en una proporción de 3:1 . Se trata de una judía muy pequeña, pero bastante dura. Cuánto más tiempo la tengas en remojo, más rápida será la elaboración del plato.
A la mañana siguiente, escúrrelas y enjuágalas con abundante agua. A continuación, ponlas a hervir en una olla grande con 3 litros de agua y una pizca de sal a fuego medio durante una hora y media aproximadamente.

 

Judías de careta

Judías de careta

 

Cuando las judías lleven una hora de cocción, corta en cubitos la cebolla, los tomates, el chile (si quieres que sea picante) y el atún fresco. En una sartén profunda vierte dos tazas de aceite de palma. Este aceite se extrae del fruto de las palmeras en Ghana. En color del aceite es rojo y es muy denso. El sabor es intenso y se utiliza para preparar cocidos y sopas.

 

Aceite de palma

Aceite de palma

Cuando el aceite esté caliente, vierte primero la cebolla, después el tomate y el chile para que se cocinen poco a poco. Mantén la sartén tapada para que la temperatura sea mayor y los ingredientes de vayan cocinando a fuego lento.

Cocinamos la cebolla, tomate y chile en el aceite de palma.

Cocinamos la cebolla, tomate y chile en el aceite de palma.

Cuando veas que el tomate comienza a estar cocinado, vierte los cubitos de atún en la sartén. Mézclalo bien y baja el fuego para que se cocine lentamente.

Red red con atún rojo fresco

Red red con atún rojo fresco

El Gari es una harina gruesa o granulado de mandioca que se utiliza en África Occidental para comer como desayuno, mezcándola con agua o leche y azúcar o también como acompañamiento para estofados y cocidos. Una vez el plato esté listo, se espolvorea Gari por encima. Salvando las distancias, pero para que os podáis hacer una idea, sería como el queso parmiggiano que espolvoreamos sobre la pasta alla bolognesa.

Gari, granulado de mandioca

Gari, granulado de mandioca

Mientras el atún se va cocinando a fuego lento, preparamos las bananas maduras para hacer el Kelewele. No se trata de plátano dulce, como el que conocemos en España, sino de la banana, suele ser el doble de grande que un plátano de canarias y no es dulce. No se come crudo, siempre se utiliza para cocinar. Se puede utilizar la banana verde para preparar chips como os expliqué en esta entrada, o madura para el Kelewele. Yo podría estar todo el día comiendo cualquiera de las dos cosas, pero no es muy recomendable! Pelamos y cortamos en cubos las bananas.

Banana madura para el kelewele

Banana madura para el kelewele

El atún parece que ya está listo. El siguiente paso será mezcla las alubias ya hervidas con la salsa de atún y aceite de palma. Hazlo en la misma olla donde has cocido las alubías. Si ves que en la olla hay demasiado agua, retira un par de cazos antes de verter la salsa de atún y aceite de palma. Pon la olla de nuevo a fuego lento para que los ingredientes se amalgamen. Ya casi estamos y ¡llevamos cerca de dos horas en la cocina!

 

Judías de careta y salsa

Continuamos con el Kelewele. La banana madura tiene que condimentarse y para ello utilizamos un utensilio básico de la cocina ghanesa: el ashanka y el tapoli. Se trata del mortero ghanés. En el ashanka mezclamos las hierbas para condimentar, un diente de ajo a láminas y dos cucharadas de agua. Machacamos bien con el tapoli.

Ashanka y tapoli

Preparamos el kelewele con el ashanka y el tapoli

El Red Red comienza a tomar color y qué bien huele! ¿Veis como es de un rojo intenso? Dejamos reducir el agua para que quedo más espeso y compacto.

Red red con atún

Red red con atún

En un recipiente hondo mezclamos los trozos de banana madura con la mezcla que hemos preparado en el ashanka. A continuación, prepara una sartén honda o una olla pequeña con dos tazas de aceite de girasol. Vamos a freír la banana hasta que quede marrón. No quedará crujiente, pero quedará con una capa marrón por los condimentos que hemos utilizado.

La banana madura condimentada

La banana madura condimentada

Ya lo tenemos listo, sirve el Red red con atún y kelewele y añádele gari a tu gusto. Prepárate para echarte una buena siesta después, porque tu cuerpo va a necesitar tiempo para digerirlo y también agua! Pero te puedo asegurar que está muy bueno y que se parece muchísimo a algunos platos españoles, en especial al cocido de bacalao que mi abuela prepara por Semana Santa!

Red red con atún, kelewele y gari

Red red con atún, kelewele y gari

 

¡Qué aproveche y feliz día de la Unión Africana a todos!

¡Vamos a la playa!

Gracias a su localización estratégica, Ghana disfruta de una temperatura ideal todo el año. Los termómetros sobrepasan los 23ºC durante más de 300 días al año y más de nueve meses seguidos brilla el sol sin descanso. El verano perpetuo de Ghana la hace mucho más atractiva en algunos aspectos que nuestras Islas Canarias!

En realidad sólo durante la temporada de lluvias -que va de mayo a agosto- el sol nos da una tregua y las temperaturas bajan a 20º-25ºC mientras que durante el resto del año no bajamos de 30ºC.

Muchos os podrán decir que el calor en Ghana es sofocante y agotador, así como que el sol quema como el fuego. Pero en esta vida debemos ver siempre la parte positiva de todo lo que tenemos y lo cierto es que en Ghana no necesitamos abrigos, jerséis y botas, no existe el otoño ni el invierno y todo el año se puede ir a la playa.

Sin embargo, en Ghana no existe la cultura del mar como lugar de ocio y descanso. La playa para los ghaneses es un lugar de trabajo, donde se preparan las embarcaciones de pesca, reparan las redes y limpian el pescado. La playa también es el lugar donde se depositan los desperdicios para quemarlos y en algunas zonas concretas la playa es también el lugar para hacer las necesidades de los vecinos de las aldeas.

Las corrientes del golfo de Guinea tampoco ayudan a que el mar sea bonito, hay que tener cuidado y siempre estar atento, pues a menudo provocan la llegada masiva de basura a las playas.

En cierta manera, en Ghana se vive de espaldas al mar. Se extrae todo lo que se puede de él y se utiliza también para deshacerse de aquello que no se necesita más.

Sin embargo y aunque no lo parezca, hay lugares preciosos en Ghana donde disfrutar del mar y del sol. Lugares con playa privada o semiprivada, donde la seguridad y la limpieza está en gran parte garantizada. Nunca hay que olvidarse de que estamos en Ghana y el mar es el Océano Atlántico.

Aquí va mi lista de mejores playas en Ghana.

Labadi Beach
Para aquellos que no quieran o no puedan desplazarse a las afueras de Accra, la playa que regenta el Labadi Beach Hotel es tranquila y tiene los servicios mínimos. El mar, sin embargo, no es muy recomendable por lo cerca que se encuentra de la ciudad.

Bojo Beach
Esta playa se encuentra a menos de una hora del centro de Accra en dirección a Cape Coast. Se trata de un delta regentado también por un hotel. Los servicios son muy espartanos, pero agradables. La gran ventaja de esta playa es que al atardecer se puede observar la ceremonia de la recogida de redes por parte de los pescadores.

Bojo Beach Resort

White Sands
El mejor complejo con piscina y playa a las afueras de Accra. En mi post un paraíso a las afueras de Accra, ya os conté qué era este lugar. La playa se comparte con los vecinos de Gomoah Fetteh y la comida es riquísima. Un lugar muy recomendable para familias con niños.

White Sands Beach Resort

Blue Diamond Beach
La playa más bonita y limpia de Greater Accra. Esta playa regentada también por un resort se encuentra a dos horas de Accra en dirección a Cape Coast. La espectacular vista de los palmeras sobre la arena hacen de este lugar uno de mis preferidos.

Blue Diamond Beach Resort

Pero, sin duda alguna, las playas más bonitas de Ghana se encuentran en la Easter Region, más allá de Takoradi.

Lou Moon Lodge
La playa de este resort situado a dos horas de Takoradi (a siete horas de Accra) es la playa más bonita de todo el país. Formada por una pequeña bahía con fondo rocoso y agua azul cristalina, me recuerda a cualquiera de las playas de la Costa brava en España.

Lou Moon Lodge

Hoy es 23 de febrero, pleno invierno en el hemisferio norte, pero ¿qué os parece si nos vamos a la playa?

¡Feliz semana a todos!

Ghana en “Equipo de Investigación”, La Sexta

Hace unos meses tuve la oportunidad de colaborar con el programa de La Sexta “Equipo de Investigación”. Por casualidades de la vida y gracias a este blog, el equipo del programa se puso en contacto conmigo para que les ayudara a buscar una historia en las calles de Accra y poder así denunciar algo que muchos sospechábamos: “el negocio de los teléfonos móviles de segunda mano y de la basura electrónica”.

Durante un fin de semana me adentré en las calles del mercado de Makola y del barrio de Kwame Nkrumah circle en busca de teléfonos móviles de segunda mano procedentes de España. Recorrí callejuelas, comercios y puestos ambulantes, entrevisté a vendedores y clientes.

En Accra, la mayoría de los ghaneses lleva al menos dos teléfonos móviles siempre encima y a menudo son teléfonos de última generación. Yo me preguntaba, ¿y cómo hacen para conseguirlos? Siempre se quejan que necesitan más de uno porque la red falla mucho. En realidad, todos los compran en el barrio de Kwame Nkrumah Circle y su origen suele ser desconocido.

Mientras grabamos varias tomas sobre la pasarela de “Circle” (como se conoce en Accra el área de venta de productos electrónicos más grande la ciudad), conocí a Jacob, un chico de 21 años que apenas hablaba inglés. Trabaja de lunes a sábado vendiendo accesorios de telefonía encima del puente, a pleno sol. Llega a las 5 de la mañana y se marcha a las 5 de la tarde y gana aproximadamente 70 cedis por día, es decir, menos de 18 euros.

Vendedor en Circle

Finamente, esta noche a las 22.30 (+1GMT) el reportaje “Dinero de Ocasión” se emite en La Sexta. Os invito a que lo veáis, no solo por la parte que trabajé yo sobre Ghana, que en realidad será muy breve, sino por toda la investigación que se ha llevado a cabo alrededor de la telefonía y los electrodomésticos de segunda mano.

Para aquellos que no me leéis desde España, podéis ver el programa por Internet desde esta página web o también a partir de mañana en la web del programa.

Aprovecho la oportunidad para agradeceros vuestro apoyo y por leer mis historias. ¡Gracias!

¿Qué está pasando con el ébola?

En las últimas semanas, los medios de comunicación occidentales han aumentado de forma considerable la cobertura del brote de ébola en África Occidental. Los informativos matinales abren con los últimos comunicados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acompañados de imágenes de aldeas africanas. Sin embargo, en Ghana estamos en alerta y haciendo seguimiento continuo de la situación desde finales de marzo, cuando el primer caso de ébola se confirmó al sub-este de Guinea. En todo este tiempo no he querido escribir sobre este tema, porque como expatriada que reside en Ghana he estado tranquila en todo momento por el control que el país tiene de la situación. Pero en estos últimos días me pregunto muy a menudo, ¿Por qué los medios de comunicación y la población occidental han aumentado tan drásticamente su preocupación por este brote?

El ébola es un virus que se da en las aldeas remotas de África central y occidental, cerca de la selva tropical. Se trata de un virus que provoca en los humanos fiebres muy altas, debilidad extrema, dolor de cabeza y, en la fase más avanzada, vómitos y diarrea. Estos son los síntomas principales del ébola, pero también lo son de la malaria, el cólera, la fiebre amarilla, la meningitis y la hepatitis, todas son enfermedades endémicas en África Occidental y cientos de miles de personas mueren cada año por culpa de una de estas enfermedades. En el caso del ébola, la fiebre extrema acaba deteriorando los órganos internos, causando una disfunción renal o hepática y, en consecuencia, la muerte. Los enfermos, incluso, puede tener hemorragias internas y externas.

El contagio es, sin embargo, muy diferente al resto de enfermedades endémicas de la región. Se da de persona a persona al entrar en contacto directo con los fluidos corporales (sangre, vómitos, sudor, etc.) de una persona afectada por el ébola en un estado muy avanzado de la enfermedad. También se puede dar por el contacto directo con materiales infectados, como por ejemplo la ropa del enfermo o el material sanitario que se usa para atenderle.

Hasta el pasado 20 de agosto se han reportado 2.473 casos y 1.552 muertes en Guinea, Sierra Leona, Liberia y Nigeria, con un rápido ascenso de los afectados de junio a agosto. Los principales motivos que han provocado la transmisión del virus en estos países han sido dos. En primer lugar, la falta de infraestructuras y personal sanitario que pueda hacer frente a un virus de este tipo. La OMS ya alertó en el mes de mayo que ninguno de los tres países afectados estaban preparados para controlar y contener la situación. La organización afirmaba en un comunicado que la carencia de centros sanitarios preparados y de equipo humano cualificado hacía muy difícil que pudieran hacer frente por sí solos al virus y que la contención funcionara de forma efectiva.

En segundo lugar, la cultura y las tradiciones locales no ayudan a evitar el contagio por múltiples aspectos.

– El consumo de carne de caza (murciélagos, cabras y, sobre todo, ratas cortapastos) es muy común en esta zona de África. Es muy común que te ofrezcan en los márgenes de la carretera animales vivos, cocinados o crudos. Se trata de animales salvajes cuyo origen se desconoce y, por tanto, la salud del animal no está garantizada.

Carne de caza

– El cuidado de los enfermos es muy intenso, con contacto directo de los familiares, incluso con los fallecidos, ya que se les vela en casa, se les besa y abraza.

– El entierro y funeral en Ghana puede tardar días, semanas, inclusos meses y hasta años en realizarse. Mientras tanto, el cuerpo del fallecido se mantiene en un refrigerador hasta que la familia consigue el dinero para organizar el funeral.

– La medicina tradicional juega un papel muy importante en África Occidental. Los aldeanos suelen dirigirse antes al curandero local que a la clínica más cercana. Aunque la religión cristiana es la predominante en Ghana, mucha gente en las zonas rurales cree en la magia, en el vudú y en otras creencias locales.

– Las infraestructuras sanitarias en las zonas rurales son muy pobres, con poco material sanitario y escaso personal preparado para hacer frente a un brote de este tipo.

En un primer momento, las organizaciones sanitarias y los países vecinos pensaron que el brote no pasaría de las aldeas remotas de Guinea y Liberia. Pero la contención por falta de recursos no fue suficiente. Hoy en día, en más fácil para los aldeanos lleguen al pueblo de al lado, ya sea en bici, tro-troo o en taxi. En unas horas pueden alcanzar la capital del país y con algo más de suerte subir a un avión. Pero no nos engañemos. Una persona enferma de ébola -en un estado muy avanzando de la infección, cuando las personas de su alrededor pueden contagiarse- no tiene la fuerza física como para cruzar países enteros o viajar durante horas en avión para llegar a otro continente. Es mediante el contacto directo entre familiares y personal sanitario que el virus ha conseguido abrirse paso y llegar a cuatro países diferentes.

El pasado 8 de agosto se declaró el “Estado de Alerta Internacional” cuando ya habían muerto más de 900 personas y se habían confirmado 1.700 casos. Una declaración que llegaba seis meses después de que se conociera el brote. Y me pregunto, ¿por qué ahora y no hace tres meses cuando el incremento era exponencialmente peligroso? ¿Es porque algunos países occidentales han repatriado a ciudadanos contagiados por el virus?

Casos y fallecidos por ébola

Gráfico basado en datos de la Organización Mundial de la Salud

Hoy se han confirmado dos casos más, uno en Senegal y otro en la República Democrática del Congo. La falta de control en las fronteras y en los aeropuertos ha permitido en estos seis meses que el virus se propagara por África Occidental. ¿Pero es realmente un peligro para la humanidad? ¿El hecho que sea un virus altamente letal, con una tasa de mortalidad del 60 – 90% justifica la cobertura que los medios de comunicación están llevando a cabo? Titulares sensacionalistas e imágenes de cadáveres en la calle, así como comentarios alarmantes y hasta ofensivos en redes sociales denunciando la decisión del Gobierno de España por repatriar a un enfermo de ébola.

Desde que se descubrió en 1976, el ébola ha matado a más de 3.000 personas. Es cierto que no tiene cura y que la mayoría de personas que se contagian fallecen.

En 2013, 207 millones de personas contrajeron la malaria y aproximadamente 627.000 fallecieron. Tampoco existe ninguna vacuna y la profilaxis puede dañarte los riñones y provocarte trastornos extremos. No hablemos del problema que supone en África, donde la evacuación de aguas residuales y pluviales no existe y los habitantes no pueden permitirse el coste de mosquiteras o repelentes. Imaginad lo que supone en la época de lluvias, es decir, ahora mismo.

Desde el pasado mes de julio, un brote aún más peligroso que el ébola campa por las calles de Accra, con más de 5.000 casos y 45 muertes. Se trata del cólera. Una enfermedad causada por la bacteria Vibrio cholerae y que se propaga por el consumo de aguas y alimentos contaminados. Cualquier persona en Accra puede contagiarse del cólera, sin distinción de origen ni clase social. Cuando las infraestructuras básicas y la higiene no existen, todos somos susceptibles de contraer el cólera.

El movimiento #NoChoBo (No Cholera! No Ebola!) ha puesto en marcha en las redes sociales ghanesas el reto de distribuir en escuelas de la ciudad el mayor número de gel desinfectante para que los alumnos puedan mantenerse alejados de esta bacteria. Y es que los más pequeños son los que más riesgos corren al contraer la enfermedad.

Gel desinfectante

Desgraciadamente, en el primer mundo parece que solo cuando un caso nos toca de cerca tomamos conciencia de la globalización y de que lo que pasa en la África sub-sahariana nos puede tocar de cerca.